mieloma multiple,sintomas y causas

El mieloma múltiple es un cáncer de células plasmáticas. Las células plasmáticas normales se encuentran en la médula ósea y son un componente importante del sistema inmunitario. El sistema inmunitario se compone de varios tipos de células que funcionan juntas para combatir las infecciones y otras enfermedades. Los linfocitos (células linfáticas) son uno de los tipos principales de glóbulos blancos del sistema inmunitario e incluyen a las células T y células B. Los linfocitos están en muchas áreas del cuerpo, tal como en los ganglios linfáticos, la médula ósea, los intestinos y el torrente sanguíneo.

Cuando las células B responden a una infección, estas maduran y se convierten en células plasmáticas. Las células plasmáticas producen anticuerpos (también llamados inmunoglobulinas) que ayudan al organismo a atacar y destruir los gérmenes. Las células plasmáticas se encuentran principalmente en la médula ósea. La médula ósea es el tejido blando que se encuentra dentro de los huesos. Además de las células plasmáticas, la médula ósea normal es también el hogar de otras células sanguíneas, como los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas.

En general, cuando las células plasmáticas se vuelven cancerosas y crecen fuera de control, esto se denomina mieloma múltiple. Las células plasmáticas producen una proteína anormal (anticuerpo) que se conoce por varios nombres diferentes, entre los que se incluyen inmunoglobulina monoclonal, proteína monoclonal (proteína M), pico M o paraproteína.

En el mieloma múltiple, la proliferación desmedida de células plasmáticas en la médula ósea pueden desplazar a las células productoras de células sanguíneas normales, causando recuentos bajos de células sanguíneas.

Problemas con los huesos y el calcio

Las células del mieloma también interfieren con las células que ayudan a mantener los huesos fuertes. Los huesos se van reconstruyendo constantemente para mantenerse fuertes. Hay dos clases de células óseas que funcionan juntas para mantener los huesos saludables y fuertes:

Los osteoclastos que desintegra el hueso viejo.

Los osteoblastos que generan hueso nuevo.

Las células del mieloma producen una sustancia que le indica a los osteclastos que aceleren la disolución de los huesos. Por lo tanto, el hueso viejo se desintegra sin que el nuevo hueso lo reemplace.  Esto debilita a los huesos y provoca que fácilmente se fracturen. Las fracturas de huesos son un problema mayor en las personas con mieloma. Este aumento en la degeneración de los huesos también puede aumentar los niveles de calcio en la sangre. Los problemas causados por altos niveles de calcio se discuten en Signos y síntomas de mieloma múltiple.

Infecciones

Las células plasmáticas anormales no pueden proteger al organismo de las infecciones. Como se mencionó anteriormente, las células plasmáticas normales producen anticuerpos que atacan los gérmenes. En el mieloma múltiple, las células del mieloma desplazan a las células plasmáticas normales de manera que no se pueden producir los anticuerpos para combatir las infecciones. El anticuerpo que produce las células del mieloma no ayuda a combatir las infecciones. Esto se debe a que las células del mieloma son sólo muchas copias de la misma célula plasmática

Problemas renales

Las células de mieloma producen un anticuerpo que puede dañar los riñones, provocando daño renal y hasta insuficiencia renal.

Miolema múltiple indolente

El mieloma múltiple indolente  (SMM) es un mieloma temprano o asintomático (sin síntomas) que no causa ningún problema. Las personas con mieloma indolente tienen algunos signos de mieloma múltiple, tal como cualquiera de los siguientes:

Una gran cantidad de células plasmáticas en la médula ósea

Un alto nivel de inmunoglobulina monoclonal (proteína monoclonal) en la sangre

Un alto nivel de cadenas ligeras en la orina (diminutos segmentos de proteína que también se  llama proteína de Bence Jones)

No obstante, estas personas presentan recuentos sanguíneos normales, niveles de calcio normales, una función renal normal, no presentan daño a los huesos ni a ningún órgano, y no hay signos de amiloidosis.

Las personas con mieloma múltiple indolente no necesitan tratamiento inmediato, ya que la enfermedad puede tomar de muchos meses a años para convertirse en mieloma activo (sintomático). Algunas personas pueden presentar una enfermedad muy lenta que nunca se convierte en mieloma activo. Se están llevando a cabo investigaciones sobre el mieloma múltiple indolente. Hay miolemas múltiples indolentes que tienen características de alto riesgo que los exponen a una mayor probabilidad de convertirse en mieloma activo. Se están realizando estudios para saber si deben ser re clasificados como mieloma “activo” o si se debe empezar tratamiento más temprano. Las personas con miolemas múltiples indolentes también podrían necesitar un seguimiento riguroso para detectar signos de mieloma.

Autor entrada: Maria Mercedes

Investigadora en el área de la salud, futura madre,conocedora de costumbre

Deja un comentario